fbpx
Seleccionar página
Plan de marketing: los 3 errores más comunes a la hora de elaborarlo

Plan de marketing: los 3 errores más comunes a la hora de elaborarlo

 

Podría decirse que una empresa que no tiene un plan de marketing definido es una empresa que no tiene rumbo fijo. Y es que, no importa el tamaño de la compañía, lo que realmente importa es tener un método que defina y refleje los estudios de mercado, los objetivos, las estrategias y la planificación de la empresa. 

 

Por otra parte, es bastante común que todo tipo de empresas medianas y pequeñas dediquen muchas horas en su elaboración, creyendo tener muy claro todo lo que es un plan de marketing. Entonces se aventuran en su desarrollo, pero dicho proceso se convierte en toda una frustración al ver que su estrategia no ha resultado como la plantearon. Y, ¿por qué sucede esto? Sencillamente porque se cometen algunos errores que, afortunadamente, puedes evitar si continúas leyendo este post. 

 

Pero antes de continuar con el tema que nos compete ahora mismo, vamos a explicarte de una forma muy sencilla algo básico: 

 

Según Philip Kotler, el padre del mercadeo moderno: 

 

“El plan de marketing es un documento escrito en el que se plantean los objetivos, estrategias y planes de acciones relativos a los elementos del marketing mix que facilitarán y posibilitará el cumplimiento de la estrategia a nivel corporativo, año a año, paso a paso”. 

 

Dicho lo anterior, debes saber que si sigues cada una de las etapas del plan lo que tendrás finalmente es una ruta que te permitirá alcanzar los objetivos. Además, atraerás a clientes potenciales y fidelizarás a aquellos que ya existen.

 

Errores imperdonables en el plan de marketing

 

Te mencionaremos los errores más comunes que cometen quienes se encargan de su elaboración para que tú no caigas en ellos. Presta mucha atención si ya vas a empezar a elaborar el del próximo año, y verás los resultados:

 

1. No realizar estudios de mercado: es posible que, si estás elaborando el plan de marketing de una pequeña empresa, mejor dicho, si quizás este es el primero que vas a realizar es posible que tú percibas tus productos de una forma muy distinta a como lo ven los consumidores. Además, dicha percepción puede ser diferente según la ubicación geográfica en la que se encuentren.

 

Por lo tanto, nunca puedes llevar a cabo un estudio de mercado en India igual que como lo haces en Argentina, pues cada cultura percibe tu producto de una forma completamente distinta. 

 

Por lo general, los estudios de mercado toman algo de tiempo, pero lo más recomendable es que comiences a investigar, realices encuestas, analices a la competencia, hables con expertos y comiences a comprender cómo funciona cada punto geográfico en el cual quieres estar.

 

2.  Realizar un plan de mercadeo a largo plazo: pensar que un mismo plan de marketing se ejecuta por varios años, es uno de los errores más frecuentes. Sí, puede ser que el que estés implementando te haya funcionado muy bien el primer año, pero es preciso que cada año el equipo encargado se replantee la estrategia, pues la competencia, los clientes y el mercado en general cambian constantemente.

 

3. No ser realista con los objetivos: plantearse objetivos inalcanzables y muy generales es un error considerable. Muchas veces se          quieren conseguir objetivos imposibles, y esto se da por no conocer la situación de la empresa y del entorno.

 

Es por lo anterior que te damos una palabra clave que debes implementar a la hora de elaborar los objetivos, SMART:  

 

  • Específicos 
  • Medibles. 
  • Alcanzables
  • Realistas
  • Por tiempo definido. 

Elaborar un buen plan de marketing es una tarea decisiva que requiere de análisis, dedicación y paciencia. Si te sientes confundido o sin saber por dónde comenzar a realizarlo, entonces contáctanos, en Difference podemos trabajar juntos para crear uno que se ajuste a la realidad de tu empresa y la del mercado.

 

 

Imagen cortesía de: Vector de Personas creado por pch.vector – www.freepik.es</a>

Imagen corporativa: consejos para emprendedores

Imagen corporativa: consejos para emprendedores

 

Antes que nada, debemos decirte que la imagen corporativa es el conjunto de actitudes y creencias que tienen los consumidores o el público en general sobre una empresa. Esto quiere decir, que tiene que ver con la percepción que estos se han formado a partir de los servicios, productos y la comunicación emitida por la marca. Y que dichas percepciones son las que finalmente, generan un vínculo favorable o desfavorable hacia ella. 

 

Quizás tengas la idea de que este es un tema un poco más exclusivo de las grandes marcas. Pero debes saber que un pequeño negocio, por ejemplo, también puede crearse una imagen corporativa, ¿cómo hacerlo? Continúa leyendo, comenzaremos con algunas características: 

 

  • Es una creencia de los consumidores o el público en general. 
  • Como toda percepción, es susceptible a cambiar con el paso del tiempo. 
  • Es la actitud del público hacia la marca. 
  • No siempre se genera por los mensajes que emite la empresa, de hecho, las percepciones del público provienen de una gran variedad de fuentes, por ejemplo, las opiniones de otras personas. 
  • Genera afinidad con la marca.

 

Consejos básicos para crear la imagen corporativa de tu negocio

 

Realmente, son muchos los factores (tangibles e intangibles) que hacen parte de la imagen corporativa de una marca, son esos factores los que moldean la opinión de los clientes (positiva o negativa). A continuación, te detallamos aquellos imprescindibles: 

 

  • Elige un buen nombre: tómate algo de tiempo para elegirlo, pues este se convierte en la primera impresión que los clientes potenciales van a tener. Decántate por uno que sea corto, fácil de pronunciar y de recordar; además, que sea diferente. Por otra parte, no necesariamente tiene que describir lo que ofrece tu empresa, por ejemplo, una manzana para una empresa de tecnología ¿qué tiene esto que ver? Nada, ¡pero funciona!

 

  • Elige un logotipo: que transmita la esencia de tu negocio, lo elemental es que sea muy legible y que se comprenda a la perfección. No elijas logotipos demasiado elaborados que nadie logre descifrar. 

 

Continuemos con Apple como ejemplo, podríamos decir que es el logotipo más famoso en el campo de los dispositivos electrónicos. En la mente del consumidor Apple es eficiencia, excelente desempeño, exclusividad, calidad y prestigio. 

Imagen cortesía de Pixabay.

 

  • Crea un buen eslogan: básicamente resume la filosofía de tu empresa con una frase llamativa y de gran impacto. Debe hacer que los clientes se sientan identificados. Seguramente recuerdas muy bien “La chispa de la vida” de Coca-Cola, a eso nos referimos. 

 

  • Presencia online: es como la vitrina de tu empresa y debe estar perfecta en todo momento, pues es una gran oportunidad para atraer a nuevos clientes. Supongamos que tu negocio se enfoca en el desarrollo de páginas webs, y cuando un cliente potencial ingresa a la tuya se encuentra con que esta no carga, está desordenada y es poco atractiva. ¿Qué harías tú? ¿Lo contratarías para crear la página web de tu negocio? 

 

Y tu empresa, ¿Qué imagen corporativa está transmitiendo? Contáctanos para que la creemos desde cero o para renovarla por completo. 

 

 

Imagen cortesía de: Foto de Fondo creado por rawpixel.com – www.freepik.es

Capacitaciones en ventas: ¡No te rajes en este ítem!

Capacitaciones en ventas: ¡No te rajes en este ítem!

 

¿Cuál crees que es el recurso más importante de tu empresa? ¿la maquinaria? ¿la tecnología? ¿el dinero? Sí, son muy valiosos, eso no lo vamos a discutir. Sin embargo, existe una respuesta que no debería tener discusión: el recurso más importante de las empresas son las personas. 

 

Y es que el aporte que cada empleado realiza va mucho más allá de su valor sólo como mano de obra. Puesto que su capacidad, disposición y creatividad ante todas las situaciones que se presentan en la cotidianidad laboral, influyen de forma directa en los resultados finales de la empresa, más aún si se trata del área comercial. Por tal motivo, tenemos que hacerte una segunda pregunta: ¿Ya hiciste tus capacitaciones en ventas este año? 

 

Tengo excelentes vendedores, ¿para qué implementar capacitaciones en ventas?  

 

Puede ser que tengas excelentes vendedores natos, y que por supuesto tengas muy buenos resultados. Pero, como en cualquier profesión, la improvisación es altamente riesgosa para el vendedor, y no solo porque pueda llegar a perder ventas por una impericia, sino por la imagen que este puede llegar a proyectar. 

 

Existen quienes no ven el valor real de tener planes de capacitaciones para sus empleados. Pero quienes sí conocen y han experimentado sus ventajas, entienden que tener empleados que incorporan nuevos conceptos, habilidades y hábitos de forma constante es una forma de inversión a corto plazo, puesto que el objetivo principal de la capacitación es aumentar el volumen de ventas de las empresas.

 

Aquí te compartimos algunas ventajas de las capacitaciones en ventas: 

 

  • Dotar a los empleados de las herramientas necesarias para vender más y mejor. 
  • Tener vendedores motivados, eficaces e integrados.
  • Defender la estrategia comercial, además de la reputación de la empresa, ¡Sentido de pertenencia al cien por ciento!
  • Buscar soluciones ante los inevitables retos que se presentan diariamente. 
  • Aprender a proyectar la imagen de la empresa. 
  • Descubrir puntos débiles y afianzar los puntos fuertes de cada vendedor. 
  • Tener un equipo comercial cualificado y profesionales ¡envidiados por la competencia!

 

Mitos sobre la capacitación en ventas

 

Existen muchas empresas que tienen ciertos mitos respecto a las capacitaciones en ventas. Por eso queremos compartirte aquellas percepciones que son muy populares, pero que, además, no están ajustadas a la realidad del mundo comercial: 

 

  • “El vendedor nace, no se hace”: si bien es cierto que muchas personas nacen con lo que se conoce popularmente como “vena comercial”, también es cierto que eso de nada sirve si no se potencializan esas habilidades. 
  • “La capacitación es sinónimo de teoría, un vendedor `se hace’ en la calle”: definitivamente no, es preciso que los empleados estén en constante conocimiento sobre las necesidades de los clientes, que desarrollen su capacidad de negociar, entre otras destrezas. 
  • “Capacitar a los empleados es algo muy costoso”: nunca será costoso tener empleados altamente capaces de generar más ventas y ganancias para la empresa. 
  • “Es una moda”: bastaría con decirte que no es una moda, es una necesidad. 

 

Si a pocos meses de que se termine este año, aún no has implementado tu plan de capacitaciones, no te preocupes, todavía estás a tiempo. En Difference te ofrecemos talleres y charlas completamente personalizados para tu equipo de ventas. 

 

¡Contáctanos y cuéntanos qué habilidades quieres desarrollar o potencializar en tus empleados! 

 

imagen cortesía de : Foto de Oficina creado por tirachardz – www.freepik.es